Camino de Santiago

EL CAMINO DE SANTIAGO

Cada jornada en nuevos horizontes
sendas pedregosas que el alma allana ligera,
Sueño justo, descanso en paz de los vivos.
De la fatiga a la calma, con rumores de rabel
entre cañadas y trinos de alimento,
las manos tendidas, los corazones oídos,
el paso firme, la inmensidad del tiempo.
La comprensión sencilla del sinsentido cotidiano,
la cara y la cruz de la soledad.
En el esfuerzo del camino,
peregrino un día más, al paso por Orbaneja
se hizo camino al andar…

Todosloscaminosdesantiago.com